“Gastón”.

Conocí a Gastón durante mis cursos de doctorado. Yo maldecía en español al candado de mi bicicleta, que se me había quedado atascado y llevaba media hora sin querer abrirse. Al escucharme, se paró y me dijo que había oído que echando un poco de Coca-Cola en la ranura, los candados terminan por ceder. Fue a comprar una lata. Vertió un poco sobre el hueco de metal y, como por arte de magia, el candado se abrió. Todo era así con Gastón. La vida se solucionaba a su paso. Me corregía en veinte minutos ensayos que yo había tardado días en escribir. Era conocido en todo el campus porque con aparentemente poco esfuerzo, resolvía problemas, y aun le daba tiempo para alegrar las fiestas. Por eso, le convertí en mi compañero de natación. Nadábamos juntos porque, a pesar de lo que parecía, Gastón, a veces, se cansaba, y le dolía la espalda no ya por las malas posturas al estudiar, sino por ese cargar con el peso de los otros.

Sigue leyendo

Anoche soñé que mi perra me hablaba, y me sentí la peor persona del mundo.

Me gustaría contaros algo… Llevo unos días con cierta crisis moral sobre un tema bastante importante que poco a poco va copando mi mente y mis pensamientos; el tema de la ingestión incoherente de carne animal. Desde hace ya varios años, decidí rescindir mi ingesta de carnes y pescados o de cualquier animal de una manera drástica, y cuando digo drástica era porque ingería muchísima carne toda la semana. Mis entrenamientos en el gimnasio y mi gusto por tener un físico fuerte y musculado, me llevaban a comer casi todos los días pescado y carne roja, con una dieta hiperproteica que saciaba mis necesidades de proteína para mantener una masa muscular, más grande que la normal en una persona de mi sexo y mi edad. Con el tiempo (y la edad) fui concienciándome que no estaba bien, que para tener ese físico estaba siendo un auténtico asesino… huevos, carne, pescado… probablemente cientos y cientos de cadáveres que ingería al cabo del año. Esa visión me hizo dar un giro y reducir la ingesta en base a una causa moral y de ética personal.

Sigue leyendo