9 fotos, 9 pensamientos.

Siempre respondo lo mismo a quien me solicita que les haga fotografías cuando me dicen; ¿y porque haces fotografías?

– Porque me siento un mago, que congela un instante y lo convierte en eternidad-.

La fotografía es mucho más que un papel con el reflejo de la luz en un sujeto; es detener un momento y convertirlo en inolvidable. La memoria puede retener un momento vivido, pero las experiencias pueden modificar ese recuerdo y transmutarlo con detalles que quizá nunca existieron. Una fotografía detiene el tiempo, lo convierte en memoria inborrable y en generador de emociones. Dicen, que cuando miramos una fotografía, nuestro cerebro la interpreta como una pelicula en movimiento porque estimula el recuerdo de otras cosas o de ese mismo momento y lo que ocurrió.

… Por eso me apasiona la fotografía…

1“He llegado por fin a lo que quería ser de mayor: un niño.”

Sigue leyendo

Anoche soñé que mi perra me hablaba, y me sentí la peor persona del mundo.

Me gustaría contaros algo… Llevo unos días con cierta crisis moral sobre un tema bastante importante que poco a poco va copando mi mente y mis pensamientos; el tema de la ingestión incoherente de carne animal. Desde hace ya varios años, decidí rescindir mi ingesta de carnes y pescados o de cualquier animal de una manera drástica, y cuando digo drástica era porque ingería muchísima carne toda la semana. Mis entrenamientos en el gimnasio y mi gusto por tener un físico fuerte y musculado, me llevaban a comer casi todos los días pescado y carne roja, con una dieta hiperproteica que saciaba mis necesidades de proteína para mantener una masa muscular, más grande que la normal en una persona de mi sexo y mi edad. Con el tiempo (y la edad) fui concienciándome que no estaba bien, que para tener ese físico estaba siendo un auténtico asesino… huevos, carne, pescado… probablemente cientos y cientos de cadáveres que ingería al cabo del año. Esa visión me hizo dar un giro y reducir la ingesta en base a una causa moral y de ética personal.

Sigue leyendo

Juntos tú y yo…

Karma y yo en la Albufera de Valencia

Desde que me recogiste, solo puedo agradecerte tu compañía…

Prometo cuidarte como tú lo haces por mí…
Prometo mirarte con los ojos como tú haces…
Prometo estar a tu lado siempre que me necesites…
Prometo reivindicar tu alegría día a día…
Prometo sacarte a pasear aunque no tengas ganas ya…
Prometo cantar contigo y seguir el ritmo de tu vida…
Prometo adaptarme a tus necesidades como haces tú…
Porque tú eres realmente especial para mí, lo mejor que tengo…

– Gracias JULIO, eres el mejor compañero que un perro puede tener….-

– Sigamos mirando la puesta de sol Karma…-

(Porque los humanos, también podemos decir y hacer lo que ellos hacen con nosotros… ellos no pueden hablar, pero lo hacen…)