Los monos del Monkey Forest

Bali-0578

He pasado horas mirando a los monos… y veo en ellos la esencia del hombre. Me pregunto si nuestra evolución ha sido la correcta o deberiamos de habernos quedado siendo unos primates con menos inteligencia y una vida más saludable y equilibrada con la naturaleza. Hemos llegado a la situacion de creernos dioses y jugar a ser dios, intentando crear vidas o aniquilando la vida. Nos hemos excedido en nuestro conocimiento y hemos llegado a cotas que creo no deberíamos haber llegado. Lo estamos haciendo bien?
Sigue leyendo

Yo no quiero volver a la normalidad

© Erwan Grey

Pues yo, lo siento, pero no quiero volver a la “normalidad”. No anhelo volver a las caravanas diarias para ir al trabajo, a pasar menos tiempo con mi familia, ni a ver la “boina” negra amenazando el cielo de Madrid, a una educación segregadora y con ratios insostenibles, a la precariedad de la Sanidad, al elitismo de que gane más el que más dinero sea capaz de producir menospreciando labores tan fundamentales en este crisis como las de limpiar, reponer o entregar productos, cuidar a los mayores… Detestaría regresar a la orgía de consumismo compulsivo y sin sentido que nos hacía comprar productos innecesarios y de mala calidad, fabricados en países pobres por personas pobres en condiciones de semiesclavitud, para que otros puedan seguir acumulando sus riquezas, sólo por el hecho de que esas prendas son baratas y de temporada.
Sigue leyendo

Bitácora del confinamiento (Día 30)

P_20180424_174615_HDR

Estos últimos días no lo estoy llevando muy bien; los días se me hacen más pesados de llevar por mi situación personal. No voy a entrar en detalles porque hacerlo me hundirá y no voy a permitirlo, pero los que me habéis leído en otros posts sabréis que yo vivo a medias entre Bali (Indonesia) y España; últimamente más en Bali que en España aunque siempre volviendo periódicamente (vivir al 100% en Indonesia es muy, muy difícil por diferentes razones) ademas de que jamás renunciaré a este país maravilloso que me vió nacer.

Sigue leyendo

Bitácora del confinamiento. Día 20

20 días…

20 días en los que en este aislamiento lo que he hecho ha sido abrir más allá las percepciones de la realidad en la que vivo.

Y mientras yo hago eso, observo como a mi alrededor, otros pierden su tiempo atacando la gestión de su país, culpándolo de un virus, que creo, no se construyó, desarrollo o nació aquí. Digo yo, que todos esos estúpidos seres lo habrían hecho muchísimo mejor si en sus manos estuviera la gestión de un pais entero… seguro que si, como se creen superiores y que lo saben todo… Me fijo detalles en los que conozco, e intento, en este aislamiento que me abre las percepciones más allá de lo cotidiano ver que es lo que les hace con capacidad tan critica y veo que la mayoria son personajes que no han salido mas allá de 1000km a la redonda. Que llevan trabajando en el mismo lugar toda su vida, que apenas han crecido intelectualmente en los últimos 20 años de sus vidas y que se han acomodado en un simple sueldo, un simple matrimonio, una simple casa y una simple vida… si… supongo que esa existencia aporta una sabiduría como para poder criticar la gestión de una pandemia nunca vivida en el ultimo siglo, claro que si… y perder el respeto por las mas de 11.000 personas MUERTAS YA y poner por delante opiniones personales y estupidas. Respeto… respetar… pensar…

Sigue leyendo

Amanecer, el monje y el perro. (Bitácora de Bagan) Spanish/English

Cuaderno de Biotácora; Bagan (Birmania)

Myanmar, la antigua Birmania, un país abierto al mundo hace tan solo una década y poco. Con una historia de luces y sombras y un porvenir, todavía incierto.
He llegado a este país en búsqueda de respuestas; sin ni siquiera haber hecho las preguntas. Pero sé, que aquí encontraré, posiblemente lo que anhelo.

Myanmar, before called Burma, a country open to the world only a decade ago. With any story plenty lights and shadows and one future, still uncertain.
I have arrived in this country in search of answers; without even asking the questions. But I know, what I will find here, possibly what I long for.

_EGF6902 Sigue leyendo

Atardeceres en Bangkok (Mercado flotante de Amphawa )

(English Below)

_EGF4458

Atardece, y como cada día, el sol comienza su declive, regalando sus últimos rayos color de oro, como intentando luchar con las pagodas que hay cerca; de tejados de pan de oro… El sol no tiene el poder físico del mineral tan apreciado, pero puede pelear con el mismo tono; dorado, oro…

Sigue leyendo

Al atardecer

Campo de refugiados tibetanos de Mundgod, en Karnataka, Sur de la India.

Como cada atardecer, salgo del campo para oxigenarme un poco, para cambiar un poco el aire espiritual de gompas, lamas, monjes y mendigos y salir un poco fuera de contexto. Sin resultado alguno; Karnataka es una de las zonas pobres de India, un terreno seco, yermo, donde solo crecen ortigas y llueve de vez en cuando, muy de vez en cuando. Así que no logro encontrar ese cambio que busco cada día, cada vez que salgo del campo.

India_12__65X5424-5404

5 de Diciembre del 2013 20:07:06PM
1/320seg f/7,1 40mm 400 ISO Canon Eos 1Ds Mark III

Salgo de un campo para meterme en otro. El primero es un campo, como decía antes, de espiritualidad, de liturgia, de reglas y de normas donde el color azafrán de los monjes Tibetanos es el denominador común. Solo algunos Dalits (La casta más baja de la cosmología social India, los Desheredados) entran dentro de la zona para intentar vender a los monjes alguna fruta y poco más. Aquí no hay tiendas, no hay nada. solo soledad, y pocos recursos. El exiguo economato regentado por los mismos lamas y que se nutra de compras periódicas que hacen en las ciudades cercanas les nutren de mecheros para encender las velas, de alguna comida especial y utensilios de limpieza; nada más… soledad y resignación.

Y fuera; los locales, probablemente todos Dalits, que sobreviven como pueden, unos cultivando forraje, otros ganado, otros simplemente sobreviven.

Como cada tarde cuando se pone el sol y el calor es menos sofocante (es Enero, temporada seca) salgo a caminar por la carretera principal, donde me cruzo cada día casi que siempre con las mismas almas. Aquí la vida es rutinaria, y los cambios no son norma diaria.

Me camino, despacio, escuchando el ruido de la vida, de la existencia en todo su rango; pajarillos, las pezuñas de los animales golpeando un asfalto resquebrajado y viejo, solo él sabe cuantos años lleva soportando el impacto de las suelas de los monjes, de los habitantes de la zona, de animales y alguna que otra rueda de vehículo mecánico, aunque de esos, muy pocos.

Me quedo abstraido en el sonido, y después, dejo paso a que mi cerebro procese el olor… los olores… India es numero uno en eso, encontrándote cientos de miles de aromas en un rango indescriptible; desde el más nauseabundo de la descomposición, hasta el más aromático de alguna comida cocinada con especias. Después; dejo paso a la vista; observo, y como siempre me centro en los animales, ellos tienen ojos que desprenden historias, todas tristes, porque son animales de carga, carne, o simplemente perdidos en un mundo y una zona que no ofrece ninguna posibilidad a la vida. Una zona dura, para todo ser viviente. Karnataka es uno de los muchos infiernos de los que hablan las religiones hinduistas, o Tibetanas. Resulta paradójico que aquí, se haya construido uno de los centros espirituales Tibetanos mas grandes potentes y con mayor fervor de la cultura transhimalaya.

Veo estos bueyes, que vuelven seguro de trabajar, pero vuelven limpios, recién bañados, su dueño no puede permitirse el lujo de descuidarlos y perderlos. Si pierde los bueyes, pierde su vida, así de tajante. Los miro, y me miran, yo los miro a través del visor, y ellos denotadamente inquietos porque probablemente no hayan visto jamás una cámara de fotos, no dejan de mirar mi cabeza, mi postura y mi gesto. Mientras caminan, siguen con su cabeza mi ubicación; no se fían de mi.

Una legión de moscas y mosquitos acompañan a las bestias, algo que salva al guia humano del suplicio de tener que soportar el incesante revoloteo de los insectos; buscan humedad, buscan vida…

Por un segundo me pongo en situación, e intento (imposible conseguir al 100%) empatizar con estos seres, con estas almas que sin pedirlo, nacieron en una de las zonas mas difíciles para poner en practica una palabra “confort” y que sin embargo, siguen sonriendo. Sonriendo a la vida, sonriendo al futuro, sonriendo a esa falsa libertad que todos y cada uno de nosotros creemos poseer.

Me quedo con las cabezas de los bueyes, me miran, sus ojos brillan, y me pregunto que sentirán al verme…

Yo si sé lo que siento ahora mismo; “compasión”, esa palabra que tan mal se explica desde el punto de vista de las religiones occidentales, y que se asimila a la “pena” por el prójimo, pero que aquí, en el epicentro de la sabiduría indica “Karuna” (compasión en Sánscrito) se reconoce de otra manera, como diría Juan Arnau “LA IDENTIFICACIÓN AFECTIVA CON LOS DEMÁS”

Otra foto de los “Instantes de mi vida”.

N. del A. Dedicado a Alvaro (Lobsang Ngongdrup), ese maravilloso enamorado de la India, que vive en Alicante, pero que tiene una parte de su corazón (y su alma entera) en este continente de sabiduría, creencia y espiritualidad. La India.

La mirada (La cándida adolescencia)

3:09 de la madrugada, estaba en la cama, otra noche más en vela, y de repente me he dicho; – Las fotos! – me he levantado ( no de un salto, como antaño, mi rodilla ya no me deja, y mi barriga tampoco) y he buscado los discos duros que llevan unos años en el dique seco. Abro, y entro en la carpeta de Nepal, mi primer gran viaje iniciático de fotografía.

nepal-713

Sigue leyendo

Menos Budismo y más Buda?

PLANTILLA

Me gustaría exponer una opinión y debatirla si os apetece, dejando claro que va a ir por delante el respeto, las formas, la coherencia y sobre todo la lógica.
Llevo desde un tiempo hasta aquí dándole muchas vueltas a la cabeza un tema, algo para mi bastante importante y trascendental dada mi personalidad y modo de vida y es sobre mi “Fidelidad” a mis creencias basándome en lo que practico espiritualmente. Es decir;

¿Corresponde mi sentimiento sobre el Budismo con lo que practico o “sigo”?

No sé si me he explicado bien… mejor os pongo en contexto con mi experiencia personal.

Sigue leyendo