Meditación en Shwezigon Pagoda (1h en 4K)

_EGF6802

Buda en templo de Dhammayangyi 1167-1170

Sabéis? durante muchos años he creído que era un mal meditador; porque nunca alcanzaba a encontrar ese punto del que hablan los libros y algunos maestros de “conseguir no pensar en nada, o mantener la concentración en un solo punto”. En este ultimo viaje al sudeste asiático en búsqueda de respuestas, no solo he encontrado muchas que deseaba saber, sino que me he encontrado otras con las que no contaba, como por ejemplo respecto a la meditación.

Dejad que os diga algo; primero de todo, esto es una opinión personal, basada en mas de 30 años de experiencia en el Budismo (mayoritariamente Mahayana, o Vajrayana). Prácticamente, durante toda mi vida he intentado ser un buen “Budista” pero siempre he encontrado conflictos personales al respecto; la practica diaria, las normas impuestas, los rituales, la liturgia, la lógica de algunas cosas en ciertos momentos… siempre que me sentaba a pensar si estaba de acuerdo y satisfecho con mi camino espiritual, la respuesta siempre era: – Si, pero…-

Y ese “pero”, sinceramente, me mataba. Porque mi percepción hacia la espiritualidad es que debe de ser algo que te llene por completo, que te convenza en todos y cada uno de los términos, preguntas o respuestas que te hagas al respecto, y en mi caso no pasaba. Llegué al punto que me ocurrió lo que creo que le ocurre a mucha gente; que se rinde y se dice: – Bueno, seré yo que no hago las cosas bien, pero si todos (la comunidad) lo hace asi, será porque está bien-. Pero fueron pasando los años, y con ellos viviendo nuevas experiencias. Yo me tomé esto muy en serio por diferentes motivos de mi vida, y visité lugares sagrados, realicé retiros y visite a maestros y gurús de diferentes tradiciones y países. En definitiva “busqué” respuestas a mis preguntas. Y en ese tiempo, casi sin darme cuenta, la propia vida y las experiencias que te ofrece te van curtiendo en lo que a madurez mental se refiere; eso unido a que constantemente he estado devorando libros y enseñanzas por todo el mundo intentando encontrar ese “Budismo” que se ciñera a mi personalidad, a mi entendimiento de las cosas y de esta existencia.

En ese lapso de madurez mental, me fui dando cuenta de que quizá el problema no radicaba en mi, sino que estaba en lo que estaba investigando de manera espiritual, no la base, pero si en la forma. Y fue cuando encontré el camino para llegar a las respuestas que buscaba. Empecé a darme cuenta que con el Budismo Tibetano (que ha sido mi principal referencia toda mi vida) estaba aprendiendo el budismo como UN TIBETANO, pero… tengo yo los ojos rasgados? hablo ese lenguaje? he nacido en Kham, Lhasa o en algún monasterio? como diariamente Tsampa?…

No, yo he nacido en Europa, en España, en una familia que si bien humilde, no tenia precariedades para poder comer o vivir, hablo español, y mi sistema educacional y social tiene poco que ver con el estilo de vida Tibetano. Fué entonces cuando comencé a estudiar no el Budismo, sino “por qué” hay diferentes “Budismos”, y la respuesta fue, “Porque el budismo perdura en diferentes culturas y zonas geográficas” Y en cada una de ellas, se ha adaptado a la CULTURA Y SOCIEDAD de cada zona, país y tradición cultural y étnica. He estado en Tibet, y nunca vi a Tibetanos practicar Budismo Zen Japones, de la misma manera que no vi a muchos budistas Zen practicar mantras tibetanos… Y asi con el resto de tradiciones. Pero… que ocurre en occidente? que nos ocurre a nosotros?

Practicamos Budismo Zen “japones” Chan “Chino”, Tibetano, Birmano… todos ellos con una gran impregnación de su cultura y país, y con la base del Budismo Indio, el de Siddhartha Gautama, el creador de esta corriente de pensamiento. Y que ocurre con el Budismo Occidental?

Simplemente; que se está creando en este preciso momento, pero que todavía no ha llegado a su punto de madurar como para ser otra tradición más, como las que conocemos hoy en día de India, China, Corea, Camboya, Birmania o Tailandia entre otras. Y por eso, algunas veces, sentimos que hay algo que “no cuadra” en nuestra vida diaria y el Budismo que practicamos. Y aquí fue donde de repente surgió el axioma a mi inquietud.

En este ultimo viaje al sudeste asiático, he estado conviviendo con el “Budismo” más cercano al Buda, el Budismo Theravada. Es supuestamente el budismo más ortodoxo respecto a las enseñanzas de Buda, y para no tener grietas a la hora de mi interpretación, he estado en Camboya, lugar donde comenzó la propagación del Budismo de la mano del Imperio Jemer, pasando por Myanmar y Tailandia, siendo este ultimo el país que creo mantiene dentro del sudeste asiático el budismo mas “limpio” en cuento a tradiciones adheridas.

En Chiang Mai, me reuní con varios monjes de renombre y les transmití mi historia y mis dudas, y al final casi todos coincidían en la misma repuesta; “Vive al Buda, no al Budismo. Respeta sus palabras, él es el maestro y no yo”. Fué un shock escuchar de uno de los Gurús mas importantes y reconocidos de Tailandia decir “yo no soy un maestro…

Y de repente, un día, una mañana al despertar entre los sonidos de los pájaros en uno de los retiros, ENTENDÍ que me había pasado todos estos años; Había vivido el Budismo, y no al Buda. Siguiendo normas de tradiciones que no eran la mía, escuchando escrituras que no eran las escrituras de Buda, sino interpretaciones sujetas a un pais, un estilo de vida y modo de entender la vida que no es el mio ni el de mi cultura, realizando rituales que poco tienen que ver con Siddhartha, rezando a deidades que Buda nunca conoció, mencionó o atribuyó nada… En definitiva, “Evoluciones” del Budismo para adaptarse a las diferentes zonas y culturas donde había llegado fuera de la India, su país de origen.

Entonces, comencé de cero, y lo hice entendiendo la RAÍZ del Budismo; el Hinduismo. Créeme, si DE VERDAD quieres ser Budista, debes de entender por qué Siddhartha obtuvo los conocimientos que obtuvo y de donde venia su capacidad de pensamiento, y esa capacidad fue de LA INDIA y el HINDUISMO. Si lo haces, te darás cuenta de la GRANDÍSIMA INFLUENCIA que tiene el Hinduismo en el Budismo, siendo casi hermanos.

Estas 6 semanas en Asia, me han aportado muchísimas respuestas que pienso compartir por aquí con todo aquel que quiera leerlas. Sé que eso me va a alejar de algunas personas “fervientes seguidoras” de tradiciones orientales con sus rituales y sus liturgias, y que voy a recibir criticas de otros, pero YA NO TENGO MIEDO. Ahora sé que mi camino es el camino de entender a Buda y no otro. EL BUDA, y no el “Budismo” al menos no hasta que se consolide un Budismo occidental adaptado a nosotros, a nuestra sociedad, a nuestro modo de vida y nuestra cultura, y para eso quedan algunas decenas de años o cientos de años; es más, si lo pienso bien, nosotros, los que estamos en mi misma situación, somo los que tenemos la obligación de mantener la palabra del Buda limpia de tradiciones, sin adherencias culturales posteriores, o liturgias fruto de la mezcla de las religiones anteriores a la llegada del Budismo en los diferentes países donde se ha re-desarrollado. Es el efecto de la Upaya Kausalya que el propio Buda comentó en un sutra.

Pero esto ya lo haré en otros posts…

Hablemos del video siguiente:

En este video hay una hora de meditación, me fui a la pagoda Shwezigon, una de las mas veneradas en todo el mundo por tener en su interior un diente y un hueso de Siddhartha, eso ha conllevado a que haya sido visitada durante mas de 1000 años por peregrinos, Gurus, maestros y Budistas de todo el mundo, teniendo en mi opinión la energía que tienen todos estos lugares “sagrados”.

En el video (En descripción) explico como meditar con este video. Es muy sencillo; MEDITAR es mas simple de lo que nos han intentado explicar muchas personas. Y en este video, tanto la música, como los diferentes sonidos que hay grabados en su interior, están perfectamente sincronizados para que tu mente se expanda y alcance un nivel meditativo que te haga relajarte y “entender”. En el video escucharas voces, incluso alarmas y mensajes de email.. se trata de que tu mente recuerde donde estás, donde puedes estar y donde quieres estar. Si lo haces bien, será una experiencia de lo mas “pedagógica” que hayas experimentado en mucho tiempo…

Disfrutalo, tanto como video meditativo como una simple banda sonora a la hora de hacer algo en la casa o simplemente para ayudarte a dormir…

Al final, el video lo que trata de decirte es: Mira todo lo que ocurre alrededor de la Pagoda… todo está en constante movimiento, la vida fluye, y yo con ella, pero la pagoda está allí, inmóvil, escuchando, viendo y sintiendo lo mismo que yo… Buda está allí, conmigo, en ese momento y en todos los de mi vida…

Porque TODOS somos Buda.

Las crónicas de los reyes de Birmania han atribuido que el rey Anawrahta (1044-1077) (quien fue convertido al budismo Theravada por monjes de Thaton) inició su construcción durante el periodo de 1059-1060. Se cree que fue asesinado por un búfalo en 1077. Según una leyenda, Anawrahta, el primer gran constructor de Bagan, seleccionó el sitio para construir esta pagoda enviando un elefante blanco montado con una reliquia ósea frontal del Buda para deambular libremente con la declaración de que donde sea que el elefante se detuviera sería el sitio para construir la pagoda. El elefante finalmente se detuvo sobre una duna que fue elegida como el sitio para erigir la pagoda, y de ahí el nombre de pagoda Shwezigon que significa “pagoda dorada en una duna” en birmano. Pagoda significa “estupa” o “zedi”.

La pagoda fue completada por su hijo, el Rey Kyansittha (1084-1113). Mientras que sus terrazas inferiores fueron construidas por Anawrahta, la estructura de equilibrio se acredita a Kyansittha. Su fecha de finalización final es 1086 y las huellas debajo de las cuatro estatuas de Buda en pie aquí también se cree que son del mismo período. La pagoda es una réplica del Templo piramidal de Mahabodhi en Bodh Gaya, el lugar donde Buda alcanzó la iluminación en la India.

Se cree que esta pagoda, un lugar religioso budista, consagra un hueso y diente del Buda Gautama. La pagoda tiene la forma de un cono formado por cinco terrazas cuadradas con un núcleo central sólido. Hay huellas debajo de las cuatro estatuas de Buda en pie aquí. Las leyendas de Jataka se representan en azulejos de terracota vidriados en tres terrazas rectangulares. A la entrada de la pagoda hay grandes estatuas de guardianes del templo. También hay cuatro estatuas de Buda en pie de bronce que se afirma que son de la edad actual de Buda. En los límites exteriores de la pagoda hay 37 nats deificados junto con una escultura de madera tallada intrincadamente de Thagyamin, una versión birmana del dios hindú Indra. Dentro del complejo de la Pagoda Shwezigon hay un pilar de piedra que contiene inscripciones en idioma Mon dedicadas por Kyansittha.

Recomendación Literaria:

Os recomiendo este libro para que entendais mejor todo lo que explico en este post. Un libro IMPRESCINDIBLE para todo aquel que quiera aprender más y mejor sobre el Budismo.

“Las Tres Joyas” de Agustín Pániker

__IV0759

_EGF8076

Puesta de sol en Bagan con Pagoda al fondo. (Birmania)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s