Bouddhanath Eterna (deconstrución personal)

_65X2280

Atardecer en Bouddhanath es parar el tiempo.

Una plaza redonda, y en su centro una stupa de más de 2500 años. Y en ese tiempo a su alrededor se ha construido un microcosmos arquitectónico y de gentes que no solo an convertido el enclave en magistral y mágico, sino también en intemporal y místico. Durante todo el dia hay gente dando vueltas a la estupa, siempre en sentido de las agujas del reloj, como si de un gigante molino de oraciones se tratara. La gente camina, y a la vez siembra (peticiones), sueña (futuro mejor), desea (el nirvana), pide (compasión para el mundo) y vive a la vez la espiritualidad del movimiento rítmico del devenir.

Sigue leyendo